Páginas vistas en total

jueves, 14 de abril de 2011

Inteligencia Emocional

El tema de hoy nace a partir de una sugerencia de mi amigo Josep, gracias Josep. Hubo más sugerencias, pero esta elección se debe a que es del tema que más información tengo, por no decir que de las otras sugerencias no dispongo de mucha información, jeje, bueno vamos al tema.
A mediados de los noventa, Daniel Goleman, psicólogo americano, publica su libro Inteligencia Emocional, un ensayo científico sobre una nueva clase de inteligencia. Hasta ese momento la inteligencia sólo se podía valorar a partir del Coeficiente Intelectual pero a partir de este primer libro, esto cambiaría y de qué manera.
El CI, nace a principios del siglo XX, con la intención de tener un método regulador y desgraciadamente clasificador, para las personas, aunque si no recuerdo mal al principio fue concebido para los niños. Este sistema es el que se ha venido utilizando todos estos años, el CI, es un sistema que da un inteligencia mental básicamente, para definirlo de una manera simple, con todo lo que esto implica, es la inteligencia más matemática, es la inteligencia más alineada con lo profesional más que lo personal… el CI, no puede ser cambiado o mejorado, bueno, hay ejercicios para mejorarlo pero sólo en pequeñas proporciones y es realmente difícil de conseguirlo.
Durante la aplicación del CI, hubieron muchos científicos que vieron que este sistema no podía ser un medidor global de la inteligencia, ya que muchos individuos con una alto CI tenían serios problemas para adaptarse a su entorno y su comportamiento quedaba lejos de mostrar un alto grado de inteligencia, por el contrario otros individuos con un CI mucho más bajo tenían unas capacidades de adaptación y en definitiva una felicidad global que no coincidía para nada con el medidor de inteligencia empleado.
Daniel Goleman fue el primero en formalizar lo que ahora es imprescindible para valorar numéricamente, repito: con todo lo que esto significa y supone, la inteligencia. Al menos la cosa ha mejorado desde su inicio, antes sólo valoraba la capacidad cognitiva; ahora al menos valoramos también la capacidad para relacionarse con otros individuos y lo que es aún más importante con nosotros mismos.
Yo, descubrí al Dr. Goleman y sus libros en el año 2002 y creo que la compresión de sus teorías ha sido uno de los elementos más importantes de mi vida para mi desarrollo personal. El IE, a diferencia del CI, es modulable, puede incrementar o decrecer de una manera casi violenta, es decir, es muy fácil de reducir y algo más complicado de aumentar, pero posible, muy posible y con ejercicios bastante básicos pero sobre todo desde su comprensión. Si alguien se atreve con sus libros, podrá ver que cada una de las teorías que describe ha sido sacada a partir de un estudio científico que referencia al final del libro, dándonos así pruebas científicas de lo que está exponiendo. Por otro lado advierto, que la primera parte del libro (aproximadamente las cien primeras páginas) serán densas para los que no estén acostumbrados a ensayos científicos y además también porque el principio del libro está dedicado a la explicación del funcionamiento del cerebro humano, por lo que tendremos que esperar a las explicación de los datos prácticos, pero señoras, señores, vale la pena y de qué manera. Experimentar con casos científicos que aumentan tu capacidad de relacionarte, el autocontrol, el autoconocimiento, la empatía, la pericia para leer a otras personas… y un sinfín de habilidades más, que en definitiva permiten tener herramientas más útiles y potentes para afrontar un mundo cada vez más complejo y amplio.
Mi opinión personal sobre la inteligencia emocional, aunque seguramente es una opinión aún joven que necesita ser madurada con los años o para ser más justos con toda una vida, es la siguiente:
El CI, es la capacidad mental, una capacidad fija, no cambiable pero bajo mi punto de vista la menos importante de las dos. Tener un alto CI te permitirá ser bueno en cálculos matemáticos, en resolución de problemas del mundo de los hombres, digo del mundo de los hombres, porque podrás ser bueno en resolver como diseñar un sistema eléctrico, pero no tendrás la menor idea de cómo resolver tus problemas internos… y aquí está la clave, aunque hemos montado un mundo que cada vez está más lejos de su origen, la naturaleza, se percibe que este prevalece pero enfermo y además me aventura a decir que su enfermedad es degenerativa, curable pero degenerativa. Las personas más que nunca tienen problema mentales por su desconexión con sus fuentes de vida, para ser más precisos están desconectados de la naturaleza y por consiguiente de ellos mismos. Un alto CI te distancia de la fuente mientras el IE te acerca a ella. En este mundo todos hemos podido conocer gente la clásica persona con unas dotes mentales extraordinarias pero con una incapacidad manifiesta de relación con los demás y su entorno, personas extrañas, asustadizas y psicológicamente desequilibradas. Por otro lado quién no se ha cruzado con gente, que aún no pudiendo citar hechos históricos a resolver entramados matemáticos, transmiten una energía interna y una felicidad contagiosas. Esto es una definición muy simple de los dos polos que podemos encontrar.
No podemos elegir que CI nos tocará al nacer, es más recomiendo que nadie se haga un prueba de CI porque podría coartar las habilidades personales, si alguien nos dices que nuestro CI es bajo o normal, lo interiorizaremos y pensaremos aún si saberlo, que nuestra capacidad para hacer cosas en la vida será baja o normal… menuda memez, la capacidad de hacer cosas en esta vida es directamente proporcional con nuestra capacidad de sacrificio, voluntad personal y tamaño de los “cojones”, que ninguna mujer se siente depreciada ellas tienen otros cojones muy superiores a los nuestros, ya que tienen sus mismas cualidades y por el contrario no pueden ser pateados. Por lo que señoras, señores, no nos dejemos puntuar pero aprovechemos que se ha probado que la inteligencia más importante puede ser mejorada y controlada por uno mismo y que tan sólo depende de nuestra convicción para hacerlo. Os animo a probarlo.
Para acabar este capítulo citaré una frase de quizá el libro infantil más influyente de todos los tiempos que diferencia de manera magistral estas dos inteligencia con esta máxima tan poética: “Sólo se puede ver correctamente con el corazón; lo esencial permanece invisible para el ojo” Antoine de Saint-Exupéry, El principito.

lunes, 11 de abril de 2011

Quan Catalunya va dir prou

En un escrit anterior que vaig titular com a “Manifestació del 10 de Juliol” vaig intentar advenir d’aquesta possible situació. Repeteixo que no sóc partidari de segmentacions, nacionalismes o la proliferació de grups que divideixen més que uneixen però tinc consciencia que la societat necessita determinar-se per poder-se definir amb més facilitat, som una societat àvida d’etiquetes. Potser és que el profund desconeixement d’un mateix empeny a la necessitat de ser definit, tot i que sigui de manera òbviament massa simple.
Lluny de voler descriure identitats, m’agradaria comentar de la manera més objectiva possible aquest “referèndum del 10-A”. A quedat pal•les que la resposta ha estat massiva, la contestació clara i una de les claus per entendre la seva transcendència són els articles dedicats per part de la premsa de fora de Catalunya, que intenten treure-li importància en un desesperat intent de que això no passi a majors, mala estratègia!. Però com comentava al article anterior, crec que han obert un ferida que els hi costarà molt de tancar i la prova és que personalitats polítiques i d’altres àmbits que fins ara no havien mostrat una ambició clara per la independència ara ho estan fent i proclamant, i aquest és un canvi important. La mobilització per part de la societat catalana és l’altre gran pas i la falta de reacció per part de les oposicions des de Madrid juntament amb els desencertats comentaris que plori feren des de la capital d’Espanya és la beguda que revitalitza l’esperit independentista de Catalunya. Els menys interessats en un procés com aquest ens són els màxims instigadors.
Potser que estigui equivocat, però crec que ens trobem davant d’un procés irreversible, les noves lleis sortides a partir de la Unió Europea, donarien suport en un procés d’independència, també és cert que a curt termini no crec que tingui Catalunya opcions per encarar aquest procés, ja que Europa mateixa no ho permetria, la independència en un moment com el actual, suposaria que Espanya fos la següent en ser rescatada a part que animaria el País Basc a començar el seu propi procés, deixant a Espanya despullada de les seves dues grans potències industrials.
Vull repetir-me en el fet que no crec que separar sigui millor que unir però crec que és normal com una societat com la catalana hagi acabat farta de ser humiliada, maltractada i moltes vegades insultada; mentre pagava errors dels que no n’eren responsables, mentre veien que el seu esforç per tirar endavant el que molts consideren el seu país era aprofitat, succionat per aquells qui se’n reien o criticaven la seva societat.
Ara queda esperar la reacció dels instigadors de que un procés així és fes possible, amb el permís dels organitzadors dels referèndums. De moment veig desencertats titulars que no deixen veure al gruix de la societat espanyola el que està passant, que en comptes de intentar relaxar un relació a punt de trencar-se, incentiven les rancúnies i odis... potser quan vulguin recular no hi hagi marge d’error, potser quan els que ara s’ho miren des de darrera vulguin actuar, ja no tinguin espai per fer-ho. Potser quan aprenguin a “pedir perdón” en català, no els vulguin entendre.